16 de septiembre de 2016

Entrevista: Miguel Herrero nos presenta su libro sobre "Un, dos, tres"


El próximo 14 de octubre por fin podremos disfrutar de un libro que muchos llevábamos décadas esperando. Y nadie mejor que Miguel Herrero para escribir sobre la historia de Un, dos, tres. Sus conocimientos sobre televisión ya los demostró sobradamente en sus anteriores libros "Revisitando los 80", "Los 80 responden otra vez" y "Telepasión por los 90" que aún pueden conseguirse en las tiendas. 

Hemos hablado con Miguel para que nos cuente cosas del libro para poner los dientes largos a todos. Pero para empezar pongamos una cabecera, ¡como debe ser!



Antes de hablarnos de tu libro, cuéntanos qué te parecen los libros anteriores que había sobre el programa
Realmente sólo existe un libro sobre el programa, el de 1987, ya que los dos que salieron en la segunda etapa se podrían considerar álbumes de cromos de tapa dura. Apenas se habla del programa y de su contenido sino que es una sucesión de fotos o decorados. Incluso su número de páginas es tan limitado que el álbum de cromos  de 1985-86 sería más completo. El de 1987 sí tuvo el cariz de “historia del Un, dos, tres” aunque bien es cierto que no analiza en profundidad la evolución del concurso. Ni siquiera aparecía una foto de la calabaza Ruperta y hay fechas incorrectas. Es una reliquia maravillosa, con unas fotos espectaculares y una joya para cualquier fanático del programa pero, evidentemente, faltaba el libro de la historia del Un, dos, tres, analizando etapa a etapa. De hecho, ese de 1987 no abarca el final de la sexta fase, además de las séptima, octava, novena y décima temporada. Pero ha llegado el momento. El 14 de octubre sale por fin lo que siempre habíamos deseado.

Portada del libro del Un, dos, tres de 1987

¿Como es el libro del Un dos tres de Miguel Herrero?
Es un recorrido cronológico por la historia del programa, etapa a etapa, con mucho contenido, dividido en secciones de “presentador”, “azafatas”, “parte negativa”, “preguntas”, “eliminatorias”, "cómicos y show de subastas", “premios”, “anécdotas”… Son 12 capítulos, 11 etapas (la tercera se divide en dos fases muy diferentes), además de un epílogo denominado “La huella del Un, dos, tres”, en el que descubro cómo la televisión no ha olvidado el mejor formato conocido desde que emitió su último programa. Va acompañado de numeroso material fotográfico, bien sea de los que pasaron por el concurso, bien capturas de pantalla, portadas de revistas, merchandising, etc. Mucha variedad para contar todo lo que rodea al concurso “de pé a pá”. Lógicamente por tema de derechos no se han podido incluir fotografías espectaculares pero hay que acatar las normas. Prometo que al abrir el libro al azar, cualquier lector va a sentir que tiene entre sus manos toda una joya que leer y releer continuamente. Y con la posibilidad de acompañar la lectura con vídeos retro que ambienten esa traslación a nuestro pasado catódico.


¿Qué nos contarás en el libro que no sepamos ya?
En “La historia del Un, dos, tres” se descubren muchas curiosidades relacionadas con el programa y con todos los que lo hicieron. Bien es cierto que es labor complicada encontrar cosas inéditas ya que los fans del concurso son extraordinarios y están en permanente búsqueda de material que aporte mayores conocimientos a lo que todo el mundo sabe sobre la criatura de Chicho. Igualmente creo que la mayor parte de lectores se sorprenderán con datos concretos, con declaraciones entrecomilladas de sus protagonistas que salpican todo el texto y con el balance del propio espacio analizándolo en profundidad. Pero no se trata de encontrar el arca perdida sino de ordenar toda la información necesaria para tener claro cómo nació, creció y nos abandonó, por ahora, el mejor programa de la historia.

¿Ha habido sitio para todo lo que querías contar o se han quedado cosas en el tintero?
Evidentemente, por espacio, he tenido que recortar buena parte del material. Son 300 páginas, con mucho texto, pero si no se dosificaba correctamente, podría resultar demasiado cargado de contenido textual y escaso en imágenes que ambienten y acompañen esa información. Igualmente se podría haber hecho un libro solo de fotos pero no es la idea. Mi intención era que se pudiera leer una historia del concurso. Las fotos se pueden ver en el ordenador. Eso sí, lo más relevante está en el libro y servirá de guía ideal para quienes vean programas de archivo y quieran cerrar esas etapas haciendo un balance de lo que fue temporada a temporada el gran invento del señor Ibáñez Serrador.

¿Cómo te planteaste el libro antes de empezar a escribirlo?
Lo primero que hice fue pedirle permiso a la productora, a Alejandro Ibáñez, el hijo de Chicho, que es quien lleva las riendas de Prointel, y en su nombre, al propio Chicho. Era básico que supieran que iba a realizar el proyecto. De hecho, sin su permiso no hubiera escrito ni una frase. Me alegró que les gustara la idea de que el libro lo escribiera un fan ya que nadie como nosotros para valorar el trabajo de todos aquellos profesionales que delante y detrás de las cámaras, a los que dedico esta obra, por habernos alegrado nuestras vidas década tras década. Después me confié a todo el material, extraordinariamente abundante, del que contaba para ir analizándolo, a la par que veía en pantalla todos los vídeos que existen del concurso. Hubo meses en los que me sentía plenamente en el año del que escribía. Era como una regresión, absolutamente teletransportado a la época. Me costaba desconectar de ese pasado y volver a la realidad. Ordenar y clasificar todo lo que existe del Un, dos, tres me ha resultado tan placentero como agotador. Finalmente Luis Larrodera ha puesto la guinda con un prólogo entrañable que muestra lo que es ser fan del Un, dos, tres y haber conseguido formar parte de su historia.

Una parte importante de tus libros aparte de los extensos textos son las fotografías ilustrativas de todo lo que vas contando. ¿Hay aportaciones de gente que participó en el programa?
Sí. Hay fotografías de algunos protagonistas del “Un, dos, tres” que son unas joyas muy valiosas. Pero, por llegar tarde a la cita, otras aportaciones no estarán en el libro. En cualquier caso, la parte que me corresponde es la de escribir la historia del programa, del “show más loco de la tele”. Tampoco quería que las fotos restaran protagonismo al papel principal que ha de tener un libro, su texto. De hecho, en origen, hubiera llegado a pensar en un libro al estilo de las memorias de Mayra, principalmente de lectura, con un pequeño dossier de fotos en su interior. Pero la editorial, muy acertadamente, lanza libros de una gran calidad, tanto por el tipo de papel como su formato exterior, que agradece ampliamente las imágenes. Este es mi cuarto libro y el resultado de los tres anteriores es de una factura maravillosa. 

Y por supuesto las 34 portadas de TP sobre el programa no pueden faltar ilustrando el libro. 
Muchas de las portadas de TP aparecen en el libro, como bien dices. Y no podía ser de otra manera si tenemos en cuenta que TP es y ha sido la gran revista de televisión de nuestro país, por lo que su aparición en “La historia del Un, dos, tres” es necesaria y complementa a la perfección lo que recogió en cada momento con sus interesantes reportajes. Prueba de ello, la cantidad de premios TP que recibió a lo largo de su historia y que les llenó de orgullo, como ese momentazo que fue la entrega de la placa de Chicho a Mayra al comienzo del programa dedicado a “Los cuplés” en la tercera etapa, (segunda fase). 


¿Cuál es tu portada TP favorita?
Mi preferida es la de Mayra con las azafatas para despedir la tercera etapa, en medio del plató, vestidas muy primaveralmente.


Sabemos que tuviste la suerte de acudir como público en su última etapa. ¿Qué se siente al entrar en un templo televisivo como ese siendo tan fan?
Puedo asegurar, y tengo amigos que servirían de testigos, que vivimos uno de los momentos más extraordinarios al entrar al plató de los Estudios Buñuel en diciembre de 2003. Mucho se había especulado por si iba a ser el “123” de siempre o si los sets no guardarían referencia alguna con el clásico. Subimos unas escaleras sin saber lo que nos encontraríamos arriba pero, sin saberlo, estábamos haciendo lo que hacía Mayra cada semana ya que salimos a la parte superior de las escaleras para bajarlas igual que ella. Y delante, los sets de parte negativa, concursantes y azafatas de siempre, pero modernizados. Desde pequeño fue un sueño el ir a ver una grabación del programa. Cuando era menor no se podía ir al Un, dos, tres porque estaba prohibida la presencia de niños a excepción de los especiales infantiles. Y cuando cumplí la mayoría de edad el programa ya no se emitía. La etapa de Luis Larrodera me sirvió para quitarme la espinita de no haber podido vivir un “1,2,3” en vivo y en directo (para nosotros). Me di el lujazo de estar en 12 de las 19 emisiones, de sentir lo que era el desarrollo de preguntas, eliminatoria y subasta. Hasta 10 horas de grabación llenas de momentazos, anécdotas y mucha ilusión. 

Miguel Herrero con Luis Larrodera en 2004

¿La experiencia en carne propia de una grabación del programa está plasmada en el libro?
Ufff, sería muy largo de contar. He intentado mantenerme al margen en la narración, a excepción de algún que otro pequeño guiño. Era importante tratar la historia del “Un, dos, tres” con objetividad. Al pasar por la etapa de 2004 no quería implicarme demasiado pero podía aportar algunos datos que viví de primera mano. Aquella experiencia la podéis encontrar en la página web dedicada al concurso de mi amigo Antonio, lawebdelundostres, con todo tipo de detalles y numerosas fotografías en el plató, pasillos y con los protagonistas. A destacar, cacé una de las célebres tarjetitas de la subasta y se la di a firmar a dos personas que me caían especialmente bien, Luis Roderas, su presentador, y Laura de la Calle, azafata. Pasado el tiempo, quién me diría que se casarían y formarían una familia. El Un, dos, tres une. 

Y si el programa regresase en 2017 por ejemplo... ¿Cómo sería para ti el Un, dos, tres ideal de nuestros tiempos? ¿Quién lo presentaría?
No quiero desvelar el último párrafo del libro pero sí que puedo decir que animo a quien corresponda a realizar una nueva etapa del concurso. Nos lo deben. Terminó de una manera poco usual para los programas de televisión y, muy especialmente, para todo un clásico que es mucho más que un programa, es parte de nuestra vida. Tal vez fuera simpático retomar el programa donde se le dejó. Como si no hubiera sido una pausa de ¡13 años! Y, más adelante, reiniciarlo. Es decir, Luis Larrodera retomaría su papel. Y ya en la siguiente temporada se podría hacer alguna cosa interesante, como que lo presentara alguna de las chicas que nacieron allí, como Lydia Bosch o Paula Vázquez. Tomando la estructura básica del concurso, se le podrían añadir mil y una ideas. Me ofrezco con una minisección tipo “show de don Mariano” que mostrara curiosidades del propio programa, como siempre hace Eurovisión aprovechando estilismos, géneros musicales, curiosidades… Debe volver y posiblemente si TVE no puede abarcar su producción, Antena 3 disponga en la actualidad del hueco que dejó vacío el Un, dos, tres en nuestros corazones.

Así se despidió el Un, dos, tres en 2004

Si tuvieses que escribir un nuevo libro sobre otro programa de televisión sería sobre...
Los fieles seguidores de mis obras sabéis que me gusta abarcar la tele por décadas porque creo que siempre se pueden tratar más emisiones y recuerdos que centrándolo en un solo programa. Posiblemente también lo pidan otros clásicos como el maravilloso musical de José Luis Uribarri Aplauso o Barrio Sésamo. Pero todo a su tiempo. Un libro como este me ha llevado un año de dedicación, muy complicado de compaginar con vida personal, trabajo, colaboraciones en medios y promoción del anterior libro, “Telepasión por los 90”.

"Telepasión por los 90" fue el anterior libro de Miguel.

Y hablando sobre un siguiente libro... hay algo ya sobre la mesa?
Nada más acabar un libro ya tengo en mente el siguiente. Es como una necesidad ya. Pero lo mejor es centrarnos en la aparición en el mercado de “Un, dos, tres, la historia del mejor programa de nuestras vidas”, a la venta en librerías y páginas web como Amazon desde el 14 de octubre. Y quedan invitados todos nuestros fans del programa y nuevos curiosos del mismo a la presentación, el 29 de octubre en la sala principal de FNAC Callao, Madrid, a media tarde. Iré dando cumplida información en la página de facebook de mis telerecuerdos… Y si algo falla en el libro es solo culpa mía. “Pido disculpas por los errores que ha cometido quién yo me sé…”

Para finalizar, un test rápido sobre tus gustos acerca del programa en el que debes elegir un favorito de cada uno de estos apartados. 

Sintonía: El Chollo 1984-86
Mascota: Botilde
Presentador: Mayra Gómez Kemp
Azafata: Lydia Bosch
Etapa: Cuarta (1984-85)
Programa: El 1,2,3 en Europa
Número musical: A Chorus Line (El debut, 1983)
Humorista: Raúl Sénder



1 comentario:

  1. Si no me equivoco, Miguel colabora en la web de TP. Tal vez haya oído algo sobre posibles cambios en la revista. Esta semana han cambiado la fuente de los titulares tanto en portada como en los encabezados de los reportajes, y ahora quedan mejor. Además también han modificado la fuente de los números de las páginas y de "www.teleprograma.tv", excepto en las páginas de programación, donde se mantiene como siempre, lo que me hace pensar que tengan intención de retocar también los páginas de programación y aún no lo hayan hecho. No me extrañaría, dado que cabe esperar que incluyan las parrillas de Atreseries, Be Mad,Ten, DKiss, etc. Podrían aprovechar para cambiar no sólo el diseño si no para modificar el orden de los días, y empezar a publicar de sábado a viernes, manteniendo los plazos de edición y publicación actual, para poder conocer con más precisión la programación del fin de semana que es la más compleja al emitirse más películas que las cadenas facilitan con escasa antelación. ¿Se sabe algo de más posibles cambios?

    ResponderEliminar